Dejando huella

¿Y si todo lo que hiciésemos estuviera grabado en una insignia?

Cuándo caminas por una montaña, se pueden ver todas las huellas de la gente que ha ido pasando en las últimas horas. Pero,¿y si pudiésemos grabar los recuerdos en la simple tela de una insignia? Hay palabras, acciones, juegos, promesas… Que cada vez que las vivimos, dejan una marca, un recuerdo, y no solo en nuestra mente, también en simples objetos.

01

Insignias recogidas por un scout a lo largo de sus viajes (foto real)

Incluso cuándo menos lo imaginamos, podemos usar una simple piedra para vincularla a un gran recuerdo. Y mis experiencias me han demostrado que es más increíble de lo que parece: En castores, un colgante me recuerda a todo un campa; en manada, un simple ovillo de lana me recuerda a un regalo del amigo invisible al que llamé pelusa; y en tropa, cuatro trozos de palo nunca me harán olvidar que la naturaleza es más fuerte que yo (parte de la promesa scout). A veces te das cuénta de que cuándo le enseñas tu trozo de recuerdo a un amigo, el guarda un trozo totalmente distinto de ese mismo recuerdo. Pero lo mejor de todo es que cuando llenas toda una caja de insignias, no piensas “por fin lo he conseguido”, lo que realmente piensas es “tengo ganas de más”.

02 Logros en castores (foto real)

03

 Recuerdos de manada (foto real)

04

 Tropa, primer y segundo año (foto real)

Leave a reply